miércoles, 24 de febrero de 2016

Tres ideas de desayuno fáciles, saludables y riquísimas.

¡Hola a todos y a todas!
Sé que la semana pasada no subí post, pero fue por una buena razón: estuve trabajando en el diseño del blog (por si no os habéis dado cuenta jajajaja). Sé que no es excusa suficiente, pero aún estoy aprendiendo a controlar bien el HTML y los códigos CSS del blog, algo que no resulta fácil pero que gracias a Miss Lavanda (en serio tenéis que visitar su blog, es un MUST) estoy logrando poco a poco. Aún quedan cosas por hacer, pero intentar hacerlo todo de una, nunca sale bien. Como dijo Jack el Destripador... "vamos por partes". 


Con tanto ajetreo en mi día a día, creo que no hay nada como empezar las mañanas con energía. ¿Y cómo logramos esto? ¡Con un buen desayuno! Nunca antes había sido una persona de comer bien los desayunos, por pereza no por otra cosa, pero desde que estoy en Irlanda del Norte la cosa ha cambiado y hoy os traigo tres de mis desayunos favoritos


1. Gachas con frutas.
La palabra suena fatal tanto en español como en su inglés porridge (me vais a decir que no suenan ambas a cosa intensa), pero hay un encanto en las gachas que pocos platos tan sencillos tienen. Además llenan el estómago que da gusto y te dan energía para toda la mañana, más aún si las combinamos con frutas. En mi caso me encantan todo lo que sean bayas como las fresas, las moras, los arándanos o hay días en los que prefiero un plátano, otros en los que combino ambos y resulta uno de los desayunos más completos y ricos del mundo porque tiene leche, avena y frutas, todo en un mismo bol. 

2. Tostadas con plátano y canela.
¿Vosotros sois de los que SIEMPRE tiene que comerse el plátano con pan como mi padre? Pues esto os va a gustar. Es algo super sencillo, simplemente tostamos el pan y mientras el pan está en la tostadora, cortamos un plátano en lonchitas. Cuando tengamos las tostadas listas colocamos el plátano encima y luego espolvoreamos un poquito de canela encima. Están buenísimas, y se hacen en cinco minutos. Además, en vez de utilizar mermeladas (que la mayoría tienen azúcares añadidos) utilizamos directamente una fruta que nos va a dar más energía. 

3. Yogurt con frutas y/o cereales.
Esta opción sobre todo me gusta en verano, no sé por qué, pero me encanta desayunar yogurt en verano y más si puedo añadirle cereales y frutas. Yo intento usar muesli y fresas frescas o moras, frambuesas, manzana, etc. así en vez de usar los cereales de bolsa con la fruta seca y leche, cambiamos a una opción diferente e igual o más rica que los cereales. 

Como acompañamiento a estos tres desayunos podemos tomarnos un café, un vaso de leche con cacao o bien un té. 

¿Y vosotros qué preferís tomar en los desayunos? ¿O sois de esos que no desayunan? ¿Alguna receta que queráis compartir conmigo? ¡No olvidéis dejar vuestro comentario!

Silvia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario