miércoles, 18 de mayo de 2016

Estoy harta de chicos malos y chicas tontas.

A lo mejor es problema mío, por no seguir a la gente correcta en las redes sociales o por estar encasillada dentro de un determinado grupo, pero me revienta cada vez que alguien o algo me recomienda un libro y sigue la misma línea de siempre: chico malo-chica tonta. 

Lo siento, pero el post de hoy ya podéis aventurar que es algo diferente al resto. Hoy tenía la necesidad de escribir esto, debido a que últimamente cada libro que empiezo termina con una gran decepción. No os podéis hacer una idea de la cantidad de libros que he empezado en estas últimas semanas y que he tenido de desechar de mis lecturas. Yo entiendo que hay una gran cantidad del público a la que quizá le pueda llegar a gustar eso del chico malo y misterioso que vuelve loca a una pobre chiquilla que aunque físicamente roce los 18 o los tenga, mentalmente tiene 10 años. ¿Alguien me explica en quiénes se basan los autores para desarrollar estos personajes? 

Yo entiendo que no todo el mundo puede ser un "echao palante" como diría mi madre, pero empieza a ser preocupante, desde mi punto de vista, la cantidad de ejemplos de mujeres completamente pasivas y objeto dentro de los libros. No sólo dentro de la temática romántica adulta, sino en cualquier otro género y lo que es más preocupante, en la romántica juvenil. Y estoy opinando en cuanto a las relaciones amorosas, no en las prácticas sexuales, que quede claro. Estoy cansada de que triunfen libros en los que la protagonista es una persona controlada por los demás, incapaz de generar sus propias opiniones y que no pude evitar enamorarse loca y perdidamente de un chico que no le conviene. ESTOY MUY HARTA. 

¿Cuántas veces os habéis enamorado de personas así, de chicos que os tratan como el culo, que os ridiculizan y que lo único que quieren es acostarse con vosotras? Porque a mí me pasó una vez con 16, me gustaba muchísimo un chico del que creía ver algo más que aquella fachada, quizá también impulsada por una cantidad ingente de libros y películas en las que él, el chico malo, cambia. Pero la realidad fue que nunca cambió, y que a día de hoy sigue siendo el mismo imbécil. Desde entonces, no he repetido experiencia. Desgraciadamente todas las mujeres creo que hemos pasado por una situación parecida, porque culturalmente se nos insta a enamorarnos de esos "chicos malos" que van a cambiar por arte de magia gracias al amor. Pero no es verdad. Los chicos malos no cambian. 

¿Por qué no se empieza a cambiar la dinámica y en vez de escribir sobre chicos malos escribimos sobre los chicos buenos? ¿Por qué no escribimos sobre relaciones reales? ¿Por qué no escribimos sobre chicas que conquistan a chicos buenos? A veces me pregunto si soy la única cansada de que nos vendan a la mujer como un ser irracional, incapaz de controlar su vida cuando se enamora y al hombre como ese ser independiente, ese lobo, que aunque quiere supuestamente muchísimo a la chica, es incapaz de ver que está siendo un auténtico idiota. Estoy muy cansada de tener que leer un libro y ver que soy incapaz de sentir ni un poquito de simpatía o apego por la protagonista porque es plana como un folio. Chicas guapas que no saben aceptar cumplidos, cuyas notas o carrera siempre empieza a quedarse de lado cuando conocen a un chico, cuyas opciones se limitan a él y lo que él necesite. 

Estamos en el siglo XXI, quizá habría que empezar a plantearse cambiar la concepción cultural de la mujer.

No me gustaría despedirme sin que me recomendarais algún libro/saga en la que la protagonista o uno de los personajes principales de la trama sea una mujer que no cumple la norma de chica tonta. Muchas gracias. 

Sil. 


4 comentarios:

  1. Me parece muy interesante tu post, Silvia. La verdad es que pienso como tú. Por eso cuando escribo, suelo hacer que las chicas también den guerra o que el final no sea el esperado. Pero lo cierto es que hay un gran número de lectores/as que luego ese tipo de historias no las entienden y critican a la chica con argumentos tipo "¡es que no me he sentido identificada!, "es que esa chica es una guarra o es mala"... pero el mismo patrón protagonizado por un hombre lo alaban. No sé si es porque tengo otra mentalidad y trato de romper con estereotipos y roles tradicionales impuestos por el patriarcado o porque he conocido ese tipo de chicos y no me interesan, pero creo que todavía tenemos una concepción de la mujer y del amor que, a mi juicio, resulta tóxica y dañina. Yo no voy a recomendarte ningún libro, pero si te interesa alguna de mis historias, contáctame. Un saludo desde Las historias de Sartre

    ResponderEliminar
  2. Por eso yo no leo esa mierda, que a menudo, a demás, tiene tintes de machismo. Para mí, todos esos libros que ponen a las mujeres como idiotas, pueden prenderles fuego con éter y arder pavorosamente hasta convertirse en caldo de cultivo biológico. El problema, y te hablo como feminista en teorías del género, es que se nos ha educado socialmente que la mujer es la que tiene que amar.
    Antes de leer semejante truño de libros me hago la láser en las ingles. De ahí, que nunca haga reseñas de ESO. Pero oye, como se te ocurra leer sobre ciencia siendo mujer, pobre de ti.

    Un besote! ❤

    ResponderEliminar
  3. PS: dejar de seguir a mierdiblogs, también ayuda.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    No he podido evitar leer la entrada al visitar tu blog, es una entrada que no podía pasar por alto porque estoy totalmente de acuerdo contigo. Pero al parecer es lo que vende y como lectoras no nos queda otra que ser selectivas a la hora de leer :( Una pena.

    Te recomiendo El juego de la araña de Kate Danon, me sorprendió porque en este caso la protagonista es la "chica mala" y el chico... bueno prefiero que lo descubras por ti misma. A mi me sorprendió gratamente.

    Un beso desde Viajando a otros mundos.
    PD: Ya tienes una nueva seguidora ;)

    ResponderEliminar