miércoles, 25 de mayo de 2016

Final de la Temporada 2 del Ministerio del Tiempo. Reflexión.

¡Hola a todos y a todas!

No sé si ha quedado ya claro mi profunda obsesión por "El Ministerio del Tiempo", pero hoy de nuevo vengo a daros la tabarra con esta fantástica serie española en otro #MiércolesDePost. 

El pasado lunes 23 de mayo se emitió el último capítulo de la segunda temporada de la serie y de momento, y a no ser que se anuncie lo contrario, parece que último capítulo para siempre, pese al
gran tirón que ha estado teniendo. 

Fue un final de temporada increíble, desde mi punto de vista, no pude evitar emocionarme, llorar, gritar (el chillido que solté cuando le hacen una cosa a uno de mis personajes favoritos[Maldito Felipe II]... ¡Para haberme grabado!), reírme e ilusionarme. De nuevo nos encontramos con un hecho histórico al que sólo la patrulla de Amelia es capaz de darse cuenta, la Armada Invencible vence a los ingleses y Felipe II, digamos que la lía super parda...

No quiero entrar en demasiados detalles de la trama, por si alguno aún no ha podido ver el episodio, pero os aseguro que desde mi punto de vista es uno de los mejores en cuanto a guión, a crítica social, y al avance que hemos tenido como país (en especial nosotras como mujeres y nuestros derechos como ciudadanas). Desde la línea temporal paralela que se crea, somos capaces de ver el contraste con la España actual, la época que gracias al esfuerzo de muchos hemos logrado construir. 


De nuevo las actuaciones de todos y cada uno de los actores son tan destacables y cuasi perfectas que no pude evitar emocionarme en algunos de los momentos de más tensión. De verdad, este elenco ha hecho historia en la televisión. También querría destacar la labor del equipo, desde los cámaras a directores, productores y un largo etcétera a los que no vemos, pero sin los cuales no tendríamos escenas que hacen dilatar nuestras pupilas, como la escena en referencia a los fusilamientos del 2 de mayo de Goya que me pareció tal genialidad... Increíble. 

La serie no sólo es meticulosa en cuanto a hechos históricos, y da una perspectiva fresca sobre los mismos, sino, y a mi parecer es más importante, nos ayuda a reflexionar. En España parece que estamos demasiado acostumbrados a mirar sólo nuestra mierda y no es malo, mirar la mierda nos ayuda a darnos cuenta de que no somos perfectos y nos mantiene con los pies en la tierra, pero a veces nos metemos tanto en nuestra mierda que nos enterramos en ella. Todos los países tienen épocas oscuras en su historia, hechos que querrían cambiar, personajes y gobernantes que han manchado a todo un pueblo. Pero somos más que eso, y a veces se nos olvida. 

En el fondo la serie sólo es un grupo de funcionarios intentando hacer su trabajo, y en el último capítulo pudimos ver algo que desde mi punto de vista siempre o casi siempre nos ha caracterizado, a nosotros a los españolitos de a pie, nuestro sacrificio por el bien común. Algo que parece ser que todo aquel que tiene un mínimo de poder en este país olvida demasiado a menudo... pero eso es otro tema que daría para varias tramas o juicios, quizá demasiados juicios. 

Este post no va sobre patriotismo, o quizá un poco sí, pero creo que no soy la única que ve en esta serie una de nuestras grandes obras de arte. En su momento Velázquez, Goya, Cervantes... hicieron historia y criticaron a España a su manera, según su tipo de arte. En mi opinión esta pequeña gran serie lo está haciendo en el mundo de la televisión, pero parece que no todos son capaces de ver la genialidad de la misma. Basta de tener un país que no sabe apreciar el arte cuando lo tiene delante y en cambio sólo es capaz de verlo cuando pasan los años. 

Admito que estoy increíblemente indignada como espectadora. Entiendo a la perfección que la audiencia tradicional es importante para una cadena de televisión, pero ahora no sólo vale ese tipo de audiencia. Por ejemplo, habría que añadir la repercusión en las redes sociales, los fenómenos fans, los eventos, y las visualizaciones online de la serie

Este año que he estado viviendo en el extranjero mi único medio para seguir la serie era online y a través de redes sociales, ¿cuenta mi visionado menos que una persona que lo vea en su casa? ¿Por qué? ¿Tenemos que dejar de lado la gran publicidad y repercusión que está teniendo en las redes sociales? ¿De cuántas series españolas podemos decir que los fans han hecho los denominados fanarts o fanfics? ¿Vamos a dejar que esta obra de arte televisiva muera sin más? ¿Estamos locos?

Puedo concluir esta reflexión con una pequeña llama de esperanza en mi pecho, queriendo locamente que tengamos una tercera temporada. ¿Podrá esa pequeña llama llegar a un incendio de locura fan porque mis deseos se harán realidad? 


Sil. 


2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    No he visto esta serie, de hecho es que no suelo ver mucho la tv y las series que veo lo hago online cuando tengo tiempo. Me has dado curiosidad por verla. Igual me animo a ponerme el primer capítulo de la primera temporada y si me engancha, la veré.
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Hola!!
    Increíble serie !! la sigo !! muy buena, y bella reseña tuya también!

    Aqui me quedo ,te sigo !

    Me gustaría que te pases por mi blog literario para ver qué te parece y si te gusta, sígueme :).

    saludos nos leemos!!

    ResponderEliminar