miércoles, 11 de enero de 2017

La importancia de estudiar lo que nos gusta

¡Hola Audaces!

El post de hoy encierra algo bastante importante para mí: los estudios. Puede parecer una tontería, pero estudiar no es PARA NADA una tontería. 

Cuando era pequeña, pese a ser una chica de notables y sobresalientes, no me gustaba estudiar. Lo hacía por obligación y porque a mis padres les hacía sentir orgullosos tener una hija "lista", por eso me esforzaba. Pero si tengo que ser sincera, hasta hace unos pocos años no empecé a estudiar porque disfrutase de ello. Probablemente hasta que casi no acabé la carrera no me dediqué a estudiar lo que quería y cuando llegó ese momento me quedé en blanco. Aún hoy en día hay ciertas cosas que estudio con la intención de pasar exámenes y notas de corte, pero no con la atención que requieren de verdad. 



Creo que es uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos hoy en día: estudiamos para aprobar, para pasar un examen y conseguir un título para acceder a algo que nos interesa. ¿Pero estudiar por aprender? Eso sólo en nuestro tiempo libre... y sobra algo de tiempo.

Si lo analizamos  detenidamente, al menos desde mi punto de vista, me parece algo muy triste. No me gusta pensar en el hecho de que hoy en día el 90% de la gente, de los jóvenes, que se encuentran en una clase lo hacen por el hecho de que es lo que les toca, que lo suyo es aprobar, sacar todo y punto. Deberían hacernos entender por qué es tan importante estudiar y no sólo eso, sino por qué siempre deberíamos querer aprender algo nuevo. 

Ahora que tenemos tantas herramientas y tantas formas de estudiar, parece que nos hemos bloqueado y somos incapaces de avanzar con nuestro tiempo para desarrollar un nuevo modelo educativo que de verdad funcione. 

No sólo estoy refiriéndome con esto a las asignaturas de "siempre", sino a todo lo que nos rodea, desde la música a la pintura, pasando por la economía, cómo hacer la declaración de la renta o un recurso judicial. Soy de la opinión de que no todos estamos hechos para estudiar lo "normal", y que en la mayor parte de las ocasiones, pese a que luego en la edad adulta se elogia a pintores y músicos, cuando un niño desarrolla capacidades artísticas muchas veces son cortadas por sus propios padres para favorecer las capacidades objetivas del niño. Porque saber pintar como Velázquez queda reducido a un segundo plano si el niño o la niña no sabe hacer una derivada. 

Por eso soy de la opinión de que si te interesa algo, no importa tu edad o tu momento, estudia. 

Danza, pintura, música, matemáticas, filosofía, filología, psicología, ciencias relacionadas con la salud, ciencias relacionadas con lo que no conocemos, idiomas, escritura, las posibilidades son infinitas, casi tanto como nuestras capacidades. Y si no encuentras lo que quieres estudiar ahí fuera, créalo y enseña.

Por eso si este año estabas esperando alguna señal para empezar a estudiar o aprender eso que llevas intentando años aprender: es esta. 


¡Mis mejores deseos! 

Sil y que el espíritu de la sabiduría esté con vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario