lunes, 28 de febrero de 2022

Distancia Focal: Capítulo 6. El teléfono escacharrado

 


Doy un paso tras otro hasta que termino junto a Ginés. Su pelo oscuro y lacio le cae encima de los ojos claros, intensificados por el sol del día. Es guapo y esa mueca dulce de su rostro le otorga una inocencia misteriosa que me causa curiosidad.

—Hola —dice él con una medio sonrisa.

—Hola —respondo acariciando la arena con los pies.

—¿Dando una vuelta por la playa?

—He quedado con unas compañeras de clase —contesto apretando los labios—, algo de los «nueve baños».

—Los nueve baños de septiembre para curarse en salud —me explica con sabiduría—. Es una tradición y un remedio casero, por así decirlo. Nueve baños, en nueve días seguidos en el mar y ni un catarro tendrás.

Me rio.

—Vaya, no lo sabía.

—Eso es porque eres una chica de secano.

lunes, 21 de febrero de 2022

Distancia Focal: Capítulo 5. La corbata

 

En su momento me dije que nunca más volvería a trabajar en una tienda de ropa, pero cuando tienes experiencia demostrable en el sector desde los dieciséis y tres cartas de recomendación de antiguos jefes, son las únicas empresas que parecen querer llamarte para ocupar sus vacantes. Bueno, eso y que resulta que mi hermana Julia también trabaja aquí a medio tiempo e insistió en que me presentase a la candidatura.

Pese a mi reticencia inicial en caer en la trampa, he accedido. Papá aún no tiene casi clientes y sí, es cierto que siendo informático le llegan algunos a través de su página web, pero su cartera de contactos en Málaga es más pequeña que el top que sostengo ahora mismo entre mis manos.

—Aquí somos todos una gran familia —me repite la encargada por quinta vez. En los primeros diez minutos de conversación he podido darme cuenta de lo perfeccionista que es y de la necesidad constante que tiene de que todos hagamos las cosas según las normas—. Si necesitas algo o tienes dudas, pregunta a cualquiera. Nunca está de más asegurarnos para no cometer errores.

—Claro, Claudia, descuida.

—Y no olvides nuestro primer mandamiento: «el cliente siempre tiene la razón hasta que nos agreda verbal o físicamente». Tú intenta siempre sonreír y no caigas en sus provocaciones. El año pasado tuvimos que despedir a uno de nuestros trabajadores por un pequeño problema que tuvo con una clienta y los de arriba nos tienen bajo foco.

—No habrá problema, soy una persona muy paciente.

—Con que seas la mitad de paciente que tu hermana, creo que nos bastará.

domingo, 13 de febrero de 2022

Distancia Focal: Capítulo 4. Que todos son de su condición

 


Será capullo. Ni de coña le pido perdón, no después de este momento de troglodita. Me revuelvo con insistencia y estoy a punto de salir victoriosa, si no fuese porque mi movimiento lo desequilibra y terminamos los dos cayendo.

Pronto el agua nos engulle. Luque me ha soltado nada más tocar la superficie, pero ahora soy yo quien lo busca, lo agarro y le hago una aguadilla, él se deja hundir en el agua.

Cuando saca la cabeza, me mira sorprendido y se muerde el labio. Sus amigos lo corean. No pierdo la oportunidad y me lanzo sobre él de nuevo. Vuelvo a meterle la cabeza bajo el agua y cuando me dispongo a huir, me atrapa de la cintura y pega a él.

Tengo el corazón a mil, no por él, ni de coña por él; sino por todo el esfuerzo. Intento soltarme de su agarre, pero me aprieta contra su cuerpo para que deje de intentar ahogarlo, inmovilizándome, llegando a dejar nuestras cabezas pegadas.

lunes, 7 de febrero de 2022

Distancia Focal: Capítulo 3. La fiesta

 

Maldito niñato insoportable. He pasado uno de los mayores bochornos de mi vida. Encima ahora mi profesor de Novela me tiene localizada y marcada para el resto del semestre. Genial. Aunque la victoria ha sido mía ya que he logrado sentarme en el hueco que quería.

Estamos en mitad de la clase cuando noto un pinchazo en la espalda.

—¿Jimena? —inquiere una voz femenina. Yo permanezco de frente para no llevarme otra riña, aun así, muevo la cabeza para que ella sepa que tiene mi atención—. Me declaro fan del momento café. —La chica se ríe. A mí se me escapa una sonrisa, pero soy rápida en ocultarla con una tos.

—Yo también me declaro fan —se suma otra chica.

A mi derecha, un chico castaño y de ojos claros, suelta una risilla.

—¡Silencio! Oigo cuchicheos por ahí detrás, tengan en cuenta que esto que les estoy explicando es importante. Luego no quiero que me reclamen porque no se han enterado, ¿entendido?

—¿Y si tenemos dudas? —pregunta el chico rubio que ha saltado ante el comentario de Luque sobre los catalanes.

—Pues, levante la mano y pregunte, señor Prats, y más vale que sea algo serio. Porque como haga como el año pasado con su amiguito Luque…

—Don Mauro, usted nunca nos toma en serio, pero nuestras preguntas son muy serias.